RECUPEREMOS EL PARTIDO SOCIALISTA

El Partido Socialista Obrero Español ha entrado en una senda muy peligrosa. Una senda que nos puede llevar a una situación muy delicada, por no decir irreversible.

Decía la compañera Elena Valenciano que: “el peor obstáculo con que nos hemos encontrado en la campaña ha sido la desmovilización de los socialistas”.

¿Qué esperaban? Las graves medidas contra la mayoría social tomadas en el último año y medio las ha tomado el Gobierno, las han avalado los órganos federales, en contra del sentir y la voluntad de los afiliados, los cuadros, las agrupaciones. En contra de los electores, también.

Ha reconocido estos días uno de los miembros de la C. Ejecutiva: “sabíamos desde mayo de 2010 que las decisiones que tomaba el Gobierno eran las que más convenían a España [eso dice] pero las que menos interesaban al PSOE”. El Presidente del Gobierno, como secretario general, exigió al Comité Federal que se tomasen esas medidas “cueste lo que cueste”.

Nadie pidió el parecer de los afiliados, se negó Congreso, se negaron primarias. Esas medidas, dictadas por instancias internacionales y endosadas por el Gobierno, fueron las que desmovilizaron a los socialistas.

Y llueve sobre mojado.

Las sucesivas comisiones ejecutivas, desde 1982, han ido alejando al Partido de su electorado, de la base natural de voto del PSOE. No hay más que ver la desmovilización y ausencia de “vida socialista” en las agrupaciones locales.

Son ya muchas elecciones generales, en las que hubo cambio en el Gobierno, en las que el ganador no ganó por mérito propio sino por demerito y los errores del gobierno saliente. A los socialistas no nos preocupa lo que hace nuestro Partido.

Esa alternancia ha desgastado a los electores de la izquierda en España, quienes han verificado y alcanzado la conclusión de que da lo mismo quién gobierne, siempre se gobierna contra la mayoría social. Sabemos que no es cierto, que ni en las formas ni en los contenidos tenemos nada que ver con el PP. Pero ese “mantra” ha calado entre el electorado.

Nadie puede negar que tras el franquismo se universalizaron derechos básicos como la sanidad, la educación universitaria. Ni se podrá negar que somos los artífices de los avances en derechos civiles, particularmente en la legislatura 2004-2008. Pero en Chueca, barrio perteneciente al distrito Centro de Madrid, donde los avances en derechos civiles debieran ser muy visibles, el PP ha obtenido un 69% de los votos.

La Mayoría Social: los asalariados, los pensionistas, los autónomos, los estudiantes hijos e hijas de las familias trabajadoras, no pueden olvidar que somos quienes hemos implementado reformas laborales que solo han dado como resultado el abaratamiento de los costes del trabajo para el empresariado y la temporalidad y la precariedad para los trabajadores.

Llevamos cuatro años de crisis, aunque no fuese reconocida por nuestro Secretario General y su equipo (tanto de CE Federal como de Gobierno) hasta mayo de 2010.

Una crisis que está compuesta por varios factores: crisis en Wall Street con la caída de Leman Brothers; alza de los precios del petróleo, por las aventuras bélicas de los EEUU, a quienes Aznar acompañó; pinchazo de la burbuja inmobiliaria en España, situación heredada de la Ley del suelo del PP; y la crisis de la deuda soberana. Pero en realidad todos estos elementos tienen un común denominador: el agotamiento  del sistema capitalista. Ese que había que refundar, o en el que había que hacer un paréntesis, según demandaban los propios capitalistas y especuladores.

Lejos de afrontar esta crisis desde una lógica socialista, se ha abordado desde la lógica del capital. El Gobierno y la dirección del partido han sido incapaces de ver que estamos ante un problema de naturaleza política y no sólo económica.

Cómo se explica sino que se rompa la mismísima ley de la oferta y la demanda, cuando al salir a colocar deuda, aun habiendo más capital dispuesto a invertir sobre las cantidades que el gobierno pretende colocar, el precio del dinero sube en lugar de bajar.

Lejos de plantar cara a los mercados, se ha colaborado con los especuladores y se ha cedido a las presiones. La filosofía del “cueste lo que cueste” nos ha llevado a la pérdida de 4 millones de votos, y lo que es peor; a un deterioro de la marca PSOE, que nos va a costar mucho tiempo y esfuerzo en recuperar.

Cueste lo que cueste. ¿Para qué?.Hoy la prima de riesgo está más alta que en mayo de 2010 y pagamos el dinero a precios no conocidos desde el primer lustro de los 90. Pero tenemos 5 millones más de desempleados, y nos ha caído en tromba un gobierno del PP. Demasiado coste para este rédito.

Los socialistas no podemos consentir que este desastre se cierre rápidamente y continuemos cayendo por el precipicio (“aún no hemos tocado fondo”, se decía al parecer en la C. Ejecutiva del PSC). Es inaceptable que se pretenda imponer al Partido que ahora “hay que arrimar el hombro” ¿apoyando al gobierno Rajoy?, y para eso tienen que seguir los mismos responsables y hay que hacer el Congreso enseguida después de fiestas.

Los afiliados, las agrupaciones, tienen que poder discutir seriamente y tienen que tener la posibilidad de decidir cómo enfrentarnos a los mercados. Los planes de ajuste FMI-UE-BCE están hundiendo el empleo, asfixiando la economía y destrozando el Estado de Bienestar para decenios.

Quienes nos han traído hasta aquí y están comprometidos con esta línea del desastre no pueden continuar al frente del Partido ni pueden garantizar el congreso que necesitamos. Ninguno de los que han formado parte del último Gobierno o de la actual Comisión Ejecutiva Federal puede pretender dirigir el Partido. El PSOE no es propiedad privada de un grupo de compañeros, es la hora de la renovación y la democratización del Partido.

El socialismo en nuestro país necesita recuperar sus valores, reencontrarse con su electorado y ser fiel a su naturaleza, cueste lo que cueste.

Organicemos un primer intercambio de posiciones, os propongo el sábado día 17 de diciembre, a las 11.00 en la Agrupación del PSM-PSOE de Arganzuela-Madrid (Callejón de Tortosa tras la Estación de Atocha) para preparar un encuentro de socialistas tras las fiestas y previo al Congreso. Trabajemos por la unidad de los socialistas que dicen ¡basta ya de desfigurar al PSOE!.

Anuncios

1 Response to “RECUPEREMOS EL PARTIDO SOCIALISTA”


  1. 1 Antonio Vazquez 5 enero, 2012 en 13:24

    Encuentro en este artículo bastantes ideas que comparto, que comparto yo y la mayoría del electorado socialista. Pero también pienso que los errores de los últimos años no sólo han estado debidos a las medidas que se han tenido que tomar, muchas de ellas imprescindibles eh, el fallo imperdonable en todas las instancias de nuestro partido ha sido la más absoluta desinformación de las razones de esas políticas. Han existido muchos silencios y eso ha trazado un espacio muerto entre quienes han tomado esas decisiones y los que les han votado.
    Por otra parte, aunque no sea respecto al tema en cuestión, permítanme una observación: el actual Secretario General del partido, ya que tenía pensado no continuar, tenía que haber dejado preparado el escenario en el que se iba a desarrollar el 38 congreso. Los militantes de base estamos asistiendo, atónitos, a un debate desordenado y algo anárquico, sólo posibilitado para los “profesionales de la pólitica”. Llegará el congreso, se votarán los delegados y sólo sabremos algo de primarias abiertas ( a la francesa) que los de aquí abajo no sabemos lo que es, de Rubalcaba y de Chacón. No sabremos nada más. Y se quiere que acudamos más a las casas del pueblo ?


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s