No a la reforma constitucional

Desde que Zapatero decidiera el 12 de mayo de 2010 un giro en la política del Gobierno, cediendo a la presión de los mercados, el FMI y la UE, cada reforma, cada recorte sobre los derechos de la mayoría social, se ha realizado empleando la amenaza del rescate, la necesidad de salir de crisis o responder a las expectativas de los mercados. Ninguna medida tomada ha servido para mejorar la economía de la mayoría social.

En una nueva vuelta de tuerca se pretende una medida desesperada para contentar a los mercados, al capital. La reforma constitucional para imponer un límite de déficit, que de facto lo prohibiría, significa renunciar a que los ciudadanos puedan votar en las elecciones por una política de creación de empleo y aumento de la demanda, lo que desde Tribuna Socialista venimos reclamando con un plan de urgencia que invierta la situación. Es renunciar a un gobierno que tenga algo de socialista y la mayoría social no nos votará para un política de derechas. Pero sobre todo es un ataque al centro del Estado de Bienestar, la educación y la sanidad públicas, los servicios sociales. Como ha escrito nuestro compañero Josep Borrell en el diario Público del 28 de agosto “si no se pueden financiar inversiones con deuda, el gasto de inversión entrará en conflicto con el gasto corriente, es decir, redistribución y servicios públicos”.

Con razón muchos militantes socialistas representativos, dirigentes y diputados incluidos, se han manifestado contra el contenido y las formas. Está en juego el socialismo.
Desde Tribuna Socialista consideramos que la situación es muy grave y nos lleva a un desastre, para nuestro partido y para la economía de la mayoría social, por ello:

  • Estamos con los numerosos diputados y cargos socialistas que se han manifestado contra la reforma: pedimos que los socialistas elegidos por la mayoría social en el Parlamento, por responsabilidad ante la mayoría social, los electores y los afiliados socialistas, voten no. Expresémosles nuestro sentir desde distintos ámbitos.
  • Tienen razón los sindicatos en su oposición a esta medida, también en la necesidad de presionar para que no se lleve a efecto, por eso apoyamos la movilización convocada por UGT y CCOO para el próximo 6 de septiembre.
  • Dada la gran oposición a la reforma constitucional, que pliega ya el gobierno a la política de los mercados y al PP, exigimos al menos un referéndum para poder votar no, con cifra o sin cifra de déficit.
Anuncios

1 Response to “No a la reforma constitucional”


  1. 1 Miguel Angel Egea Lopez 2 septiembre, 2011 en 10:50

    Quien se considere minimamente Socialista y Obrero tenemos que votar NO.

    Que pretenden que encima Europa sea cada vez mas de DERECHAS Y FASCISTAS?.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s