Recuperación económica y mayoría social

El 12 de mayo el gobierno socialista realizó un giro en su política y ha pasado a tomar una serie de medidas que se había negado a realizar en los últimos 6 años: reforma de las pensiones, reforma laboral, plan de ajuste incluyendo reducción del sueldo a los funcionarios… Estas medidas, según repiten los gobiernos en todas partes, son necesarias para salir de la crisis. ¿Forman parte de algún plan de recuperación económico para la mayoría de la población?

¿Existe un plan de recuperación y alguien que lo lidere?

Hace unos días han concluido las reuniones del G-8 y el G-20, reuniones que los medios han llamado una organización sin liderazgo, sin planes concretos e incapaz de imponer soluciones concertadas. Todos los calificativos son pocos para indicar que no se ponen de acuerdo… Pero ¿Acaso no se pusieron de acuerdo en las contundentes medidas para salvar el sistema financiero, los bancos y permitir a los especuladores mantener sus beneficios? ¿No se han puesto de acuerdo en imponer a Grecia brutales recortes presupuestarios “a cambio” de un plan de rescate… que sólo beneficia a los bancos norteamericanos y europeos que tiene deuda griega? ¿No llamó por teléfono Obama a Zapatero para animarle a tomar medidas el 11 de mayo? ¿No fue Merkel quien indicó que “ahora toca el mercado de trabajo” tras la aprobación de los primeros planes de ajuste? Tenemos pues que contradecir a los medios: si que se han puesto de acuerdo. Los Gobierno se ha puesto de acuerdo en sostener a los banqueros y en atacar las conquistas sociales, el empleo, los salarios.
Los Recortes en el gasto público anunciados por Zapatero el 12 de mayo están afectando al empleo, continuando con la destrucción del tejido productivo y contribuyendo al aumento del paro. Después ha venido el 16 de junio, la Reforma Laboral que abarata los costes del despido y ataca la negociación colectiva, garantía de unos ingresos y condiciones laborales negociados por patronal y sindicatos en el marco del Diálogo Social, que se publican en el boletín oficial y tienen valor de ley. Es una reestructuración que busca destruir lo construido desde la 2ª Guerra Mundial en todo el mundo, en lo que conocemos como el Estado de Bienestar, conquistas arrancadas en nuestro estado incluso durante la dictadura franquista y sobre todo a partir de la reconstrucción de UGT que marcó la recuperación de la libertad sindical. Como indicábamos en el editorial del pasado número de Tribuna Socialista, por mucho que se quejaran los medios sobre la falta de medidas, en la práctica se está ejecutando un plan de reestructuración mundial al pie de la crisis económica del capitalismo.
Desde los medios de comunicación y nuestro gobierno se pretende convencernos que estas medidas servirán para estar en una mejor posición cuando salgamos de la crisis. Curioso que estas medidas la profundicen. Curioso que tomemos estas medidas porque las agencias de calificación bajaban la cotización de nuestra deuda porque no tomábamos medidas y tras tomarlas, las agencias arremetan de nuevo indicando que las medidas afectarán negativamente a nuestra economía. De todos modos ¿quienes quedarán en mejor condición tras la crisis? ¿no serán los banqueros, los empresarios, en definitiva el capital? Las rentas del trabajo llevan años reduciendo su porcentaje sobre el PNB mientras aumentan las del capital. Los medios de comunicación debieran ser honestos y reconocer que estas medidas plantean una transferencia aún mayor desde las rentas del trabajo a las rentas del capital. Pero sobre todo, cambian las reglas de juego, pues quitan a los trabajadores la fuerza de unos sindicatos que negocian convenios de sector, que determinan entre otros el salario, la capacidad adquisitiva de la mayoría social. Además, anulan el papel político de la socialdemocracia. Y todo ello, ¿para qué? Para preparar la próxima crisis. Nadie habla ya de recuperación si no es para decir que será muy lenta. La Unión Europea dice que tardaremos 7 años en crear empleo, mientras viviremos durante mucho tiempo unos altos niveles de paro.

¿Qué se pide liderar en realidad?

Ante los efectos de los planes internacionales para salir de la crisis, tenemos que corregir a quienes indiquen que plantean recuperación económica alguna… para la mayoría. En realidad, no hay un plan de reactivación económica. Al contrario, se espera un período de contracción económica y los planes sólo pretenden sentar bases para que los empresarios detraigan mayor beneficio de los trabajadores.
Muchos medios y políticos hacen notar en sus declaraciones, en sus editoriales, que hay que avanzar con los recortes, pero que la conflictividad, el rechazo a estos planes genera y generará grandes dificultades. Felipe González indicó a Zapatero que está por llegar la “crisis social” y frente a ella es necesario liderazgo. Ahí es donde radica la necesidad de liderazgo. Se buscan líderes que puedan canalizar, conducir, la conflictividad política, social.

¿Qué espera la mayoría?

Desde Tribuna Socialista nos vemos obligados a recordar que la democracia es una forma de gobierno del pueblo con mecanismos como la representación. Son peligrosos los comentarios que indican la necesidad de tomar medidas anti-populares porque en realidad son beneficiosas para la mayoría. Esto reduce la democracia a la gestión de unos pocos que sabrían que es lo mejor para todos y no es necesario indicar lo antagónico a la democracia que expresa este razonamiento.
Un partido democrático y socialista como el nuestro: ¿no tiene la responsabilidad de escuchar la voz del pueblo que nos dio la victoria en 2004 y 2008? Ahora no podemos renunciar al mandato de la mayoría social aduciendo a un bien mayor, al futuro de nuestros hijos o cualquier otra invención, porque para los socialdemócratas, la voluntad de la mayoría es determinante.
Ante las palabras del portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de cara a la votación en Cortes de la Reforma Laboral el 22 de junio indicando que “la opinión es libre, pero la lealtad es obligatoria”, nosotros nos preguntamos: ¿a qué y a quién se debe lealtad? Nuestra tradición es ser leales con nuestra base social. ¿Beneficia al socialismo el que se presione a los diputados Manuel de la Rocha, llamado “diputado de UGT”, o Pérez Tapias y Juan Antonio Barrio, de la corriente Izquierda Socialista, para que voten a favor de la Reforma Laboral? ¿Se sentirán representados nuestros electores si el Partido Socialista cierra filas contra las exigencias de UGT? El Gobierno, contra lo que había prometido y cumplido durante años, abarata el despido y permite a los empresarios incumplir los acuerdos firmados con los sindicatos al desechar los convenios colectivos. ¿Debe el Partido Socialista decir que estas medidas son positivas? Las exigencias del FMI nunca han formado parte de nuestros compromisos y esto la mayoría lo sabe. El capital pretende usarnos y tirarnos, porque el pueblo nos juzgará por nuestros actos.
Como indicábamos en el título del editorial de Tribuna Socialista número 16 “Planes de estabilidad o democracia”: o bien hay un cambio de rumbo o la mayoría nos echará del gobierno. Ese cambio incluiría, como indicábamos, tomar medidas de urgencia para reactivar nuestra economía, como gravar los grandes capitales, acometer obras públicas, ampliar los servicios públicos o dotarse de una banca del Estado, apoyándose en las Cajas de Ahorros en lugar de privatizarlas, para garantizar la distribución del crédito, entre muchas otras medidas de carácter socialdemócrata.
El punto de partida de ese reencuentro del socialismo consigo mismo no puede ser sino tender la mano al sindicato socialista, echar atrás el plan de ajuste, la reforma laboral y el proyecto de reforma de pensiones.
La situación requiere medidas contundentes que sólo la socialdemocracia puede acometer, porque su responsabilidad es con los trabajadores, con la mayoría social. Es a quien debemos lealtad y para lo que Pablo Iglesias y otros trabajadores fundaron el Partido Socialista  Obrero Español.

Anuncios

0 Responses to “Recuperación económica y mayoría social”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s