¿Es sostenible el aumento del paro?

En la Carta a nuestro compañero Zapatero, de la cual continuamos recopilando firmas, indicábamos que “como socialistas […] no podemos aceptar como si fuera algo inevitable llegar hasta los 4 millones de parados”. Pero en muy poco tiempo se superó esa cifra de los cuatro millones y ningún economista prevé que el paro deje de aumentar en mucho tiempo. Algunas previsiones anuncian ya los cinco millones.

Conociendo estos datos no podemos más que insistir en lo que decíamos en nuestra carta a Zapatero: lo más importante es detener la sangría de trabajadores despedidos impidiendo los ERE. ¿Acaso no es ésta una medida de urgencia que no puede dilatarse más? Muchos compañeros nos han expresado que están a favor de esta medida, aunque lo consideran algo muy difícil, si no imposible. Nosotros respondemos: ¿qué es entonces posible? ¿Sólo es posible aplicar las recetas de la patronal, como reducir el coste de la mano de obra con un abaratamiento del despido o la flexibilización del contrato indefinido bajo una pretendida “unificación”?

Desde la Redacción de Tribuna Socialista consideramos realista y urgente expresar los intereses de los trabajadores. Pero para ello es necesario un giro en como se afronta la crisis. Las medidas y recetas contra la crisis, las que hasta ahora han tomado, de modo más o menos coordinado, las instituciones internacionales provienen de las mismas fuentes desde donde se indica en todos los medios de comunicación que fueron los orígenes de la crisis y comprobamos que el dinero en ayudas a los bancos reduce los recursos de los países y sirve para pagar las deudas financieras o las primas de altos directivos sin que los bancos presten a los trabajadores y PYMEs; del mismo modo, los planes de “salvamento” de la industria en EEUU se están concretando en el desmantelamiento de General Motors y de Chrysler, con pérdida masiva de puestos de trabajo, recorte de salarios y pérdida de los derechos de jubilación y sanidad… Está en peligro, entre otras, la planta de GM en Figueruelas (Zaragoza).

Por esto es necesario un giro y vemos positivas las declaraciones de los nuevos miembros del Gobierno Socialista ante las aberrantes declaraciones de la patronal y del gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez reclamando reformas laborales regresivas o el cambio en el discurso del Ministerio de Economía, cuando indica que sí hay margen para nuevas medidas contra la crisis. Del mismo modo que aplaudimos la posición de nuestro partido en Madrid cuando reclama a Aguirre que “actúe con urgencia para evitar que aumenten los 40.000 desempleados de la industria [en Madrid]” en respuesta a la difícil situación de los trabajadores de Iveco Pegaso, BP Solar y Arcelor Mittal afectados por EREs que mandarían al paro a 2.000 trabajadores y declara, a través de su portavoz, Maru Menéndez, “que no autorice estos EREs” (7-5-2009), al mismo tiempo que el Secretario General de los Socialistas de Madrid, Tomas Gómez, cuando “reclama la intervención del Gobierno Regional para evitar la deslocalización de la empresa BP Solar” (13-5-2009). Desde Tribuna Socialista creemos que estas declaraciones son la mejor forma de expresar las necesidades de la Mayoría y marcan el inicio en el giro. Por eso, los socialistas debemos apoyar a nuestro gobierno que no quiere ceder a los chantajes de la patronal y no va a hacer pagar la crisis a los trabajadores con una reforma laboral regresiva.

El mayor de los conflictos que se presenta, como hemos indicado, es la sangría de trabajadores despedidos. Mientras la patronal habla de reformas laborales no para de despedir trabajadores en lo que es un claro chantaje. No se puede esperar que la patronal se haga responsable de una política progresista voluntariamente, por eso hay que tomar medidas de urgencia que paren los despidos. En el sindicalismo europeo se abre paso la propuesta de moratoria de los despidos en 2009 y 2010. En Madrid los socialistas pedimos que se impidan ciertos EREs que dejarían tocada la industria en la Comunidad, interviniendo si es necesario, como hemos señalado. El Congreso de UGT se ha pronunciado en un sentido semejante. Las posibilidades de formular esta política son amplias, los socialistas debemos apoyarlas sin duda alguna. Por otro lado, bien están las ayudas a los ayuntamientos para que paguen a los proveedores, también el dinero para nuevos proyectos como el Fondo Estatal de Inversión Local, pero también hay que tomar medidas para que los ayuntamientos recuperen los trabajadores que han despedido en los pasados meses.

En abril percibían algún tipo de prestación por desempleo 2.620.000 trabajadores. A finales del mismo mes se publicaba la cifra de 4.010.000 millones de parados. Más de un millón de trabajadores en paro no tienen prestación ni siquiera asistencial. Muchos están agotando el derecho a esas prestaciones. La situación en las oficinas de los servicios públicos de empleo es de saturación de los funcionarios. El INEM necesita con urgencia más fondos para afrontar la difícil situación, garantizando a todos los trabajadores en desempleo una prestación digna como corresponde al Estado de Bienestar, siendo insuficiente las prestaciones asistenciales de 400 euros.

Elena Salgado habla ya de margen de maniobra para acometer medidas en beneficio de la Mayoría Social. Pero aún así, a la hora de sostener el empleo y crear empleo, de invertir en protección social, no podemos dejar de plantearnos que ocurre con los millones de ayuda a la Banca… La intervención de Caja Castilla la Mancha por el Banco de España, saltándose la solución que nuestro Gobierno propiciaba, nos preocupa porque no sólo se trata de problemas en el sistema bancario -en este caso en las cajas- sino que además, podemos estar hablando de muchos puestos de trabajo y de la liquidación o privatización de esas entidades, que tienen una función social y una dimensión pública. El dinero que se entregó a los banqueros, debe emplearse para los objetivos buscados por el Gobierno Socialista, empleando los medios necesarios, incluidas las nacionalizaciones. El Secretario General de la UGT, Cándido Méndez, ha declarado que si entramos en un banco, que sea para quedarnos… no podemos estar más de acuerdo.

Tampoco podemos olvidarnos de la situación en la educación y la sanidad públicas porque pueden aportar un grado de mejora en las condiciones de vida de usuarios y funcionarios si se dedican los fondos suficientes y se acomete una renacionalización como hemos defendido desde nuestro boletín en pasados números, suprimiendo los mecanismos de “concertación” y “formas de gestión” con las que las comunidades autónomas destruyen el servicio público engordando intereses privados.

Concluimos esta declaración en las proximidades a una cita electoral europea que por muchos aspectos se suscribe al ámbito nacional. Indicábamos en un artículo del pasado número 14 de nuestro boletín, sobre los resultados electorales en Galicia y el País Vasco, que debemos afrontar cómo la crisis afecta a nuestro partido con una posible reducción de confianza. Creemos que estamos a tiempo de dar los argumentos, como ya hemos iniciado con algunas declaraciones, desde el Gobierno de España, necesarios para que la Mayoría Social se ilusione por un proyecto que gire hacia sus necesidades, y consideramos que el primer argumento sería una actuación enérgica para detener en seco la avalancha de despidos, de destrucción de empleo, algo que sólo nuestro partido puede asumir y representar.

Anuncios

0 Responses to “¿Es sostenible el aumento del paro?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s