Carta a Zapatero sobre la crisis económica

Estimado compañero Jose Luis Rodriguez Zapatero:

Nos dirigimos a ti con motivo de la preocupación compartida entre muchos militantes socialistas sobre el desarrollo de la crisis internacional. Al comienzo de la misma, en el boletín Tribuna Socialista número 12, aplaudíamos tus comentarios del tipo “la crisis no la pagarán los más débiles”, pero ya entonces mostrábamos que los más débiles lo estaban pagando. Hoy la crisis azota, por supuesto, a los más débiles. La OIT augura la pérdida de 51 millones de empleos y en Europa se llegan hasta 17,4 millones de parados, 1,6 millones más que hace un año. En 2008 la cifra de desempleados ha aumentado en 1.280.300 personas según el INE y el pasado mes de enero se traspasaron los 3,3 millones de parados con casi 200.000 nuevos parados en ese mes como informa el Inem.

Con el tiempo, la crisis se agudiza y continuamos observando declaraciones muy positivas por parte del gobierno formado por ti y apoyado por nuestro Partido, como las expresadas en el Congreso el pasado día 10 de febrero, donde quedó claro la gran diferencia con el PP en descomposición, el PP destructor con sus decretazos y privatizaciones; pero las iniciativas que se han tomado en EE.UU. y Europa, seguido de  todos los Estados miembro, no están dando frutos:

Miles de trabajadores se quedan en la calle cada día en nuestro país sin expectativas de volver a trabajar.

Se están inyectando cientos de miles de millones de euros a la banca en todo el mundo con dinero público. Pero los bancos cierran el grifo de los créditos, aun cuando declaran beneficios astronómicos. Los estados, como declara el Sr. Solbes, se quedan “sin margen”, y la crisis bancaria se sigue profundizando.

La patronal, renunciando ya a reclamar crédito a los bancos, exige una reforma laboral que abarate la mano de obra (con descaro solicitan reducir el coste del despido), a lo cual se suman los banqueros, el último el Gobernador del Banco de España.

Está crisis, que se inicia en el sector financiero, no proviene de la nada, no es un efecto climatológico incontrolable. Las pérdidas en el terreno de la Banca y las Bolsas se intentan suplir con los sectores de la actividad productiva; los resultados de tipo especulativo arrasan la industria, los servicios o el comercio dejando cada día en la calle a más trabajadores. Y la destrucción de la actividad productiva tardará en mostrar todos sus efectos y no será posible una recuperación en mucho tiempo, a no ser que cambiemos el rumbo.

La Mayoría Social, hace un año, decidió que el PSOE debía representar sus intereses, como la defensa del Estado de Bienestar, los derechos de los trabajadores, los inmigrantes y los más débiles. Pero hoy tenemos problemas para explicar a los ciudadanos, a nuestros votantes, en qué ha mejorado la situación la ayuda a los bancos. Está claro que los intereses de esta Mayoría Social son diametralmente opuestos al de los banqueros y empresarios que anteponen sus deudas, sus beneficios al interés de la sociedad. También esta claro que el gobierno socialista quiere defender los intereses de la mayoría.

Nos preocupan las presiones para que se recorten las pensiones. Nos preocupa cómo está afectando la crisis a los servicios públicos, en particular a la sanidad y la enseñanza, que son esenciales para los trabajadores. Pero sobre todo pensamos que hay una cosa decisiva. ¿Podemos continuar con esta pérdida de empleos y la destrucción de la actividad productiva? Como socialistas, no podemos siquiera plantearnos qué cifra de parados se alcanzará en verano o a final de año, no podemos aceptar como si fuera algo inevitable llegar hasta los 4 millones de parados o que la cifra de producción industrial retroceda cada día.

Nosotros apoyamos al Gobierno en su búsqueda de una solución para la Mayoría Social y le pedimos que emprenda medidas para salvar empleo y crear empleo que estén a la altura de la gravedad de la situación, medidas que respondan a las expectativas de la mayoría, aunque a algunos les puedan parecer drásticas.
En consecuencia pensamos, por nuestra parte, que lo más importante es detener la sangría de trabajadores despedidos impidiendo los ERE. También es necesario salvar los sectores productivos estratégicos, como la industria del motor, haciendo uso de las formas pertinentes de nacionalización, además de renacionalizar el sector de la energía y no esperar a que el sector privado, que se llenó los bolsillos con la privatización, continúe con la falta de inversión, ahora con la excusa de la crisis.

Se podría objetar la falta de dinero con que realizar estas medidas, pero el dinero en ayudas a la banca nos indica que lo principal es la voluntad política, voluntad que tu gobierno demuestra día a día. Creemos que recuperar el dinero público entregado en ayudas a la banca, que emplea para tapar sus agujeros, puede ayudar a salvar los puestos de trabajo y la industria, y así poder crear una banca pública que permita garantizar el crédito a la industria, las PYME y a las familias trabajadoras.
Por otro lado, invertir masivamente en los Servicios Públicos y eliminar las formas de parasitismo y privatización como la concertación en la educación o la Ley 15/97 de formas de organización de la sanidad, renacionalizando la educación y la sanidad, así como dotar a nuestros municipios que continúan asfixiados, endeudados, con los fondos necesarios para cubrir las necesidades de los servicios públicos básicos, permitan desarrollar empleo de calidad y alivien la situación familiar de la Mayoría Social.

Creemos que también ayudaría a reactivar nuestra economía un plan de inversión en medios e infraestructuras de comunicación para las redes de cercanías, el metro, los autobuses públicos, las carreteras nacionales y los servicios de emergencias en las autovías, cortando los escandalosos superbeneficios de las constructoras y los bancos que encarecen hasta niveles insoportables el uso del transporte público.

El Gobierno tiene más información que nosotros, y sobre todo el Gobierno tiene medios para dar un vuelco a la situación, si da pasos decisivos para detener los despidos y el desempleo tendrá el apoyo de la mayoría, de las organizaciones socialistas y de todas las organizaciones que representan a esa mayoría.

Estamos totalmente de acuerdo con las declaraciones que realizaste en el Congreso el pasado 10 de febrero donde niegas el realizar “decretazos” como el PP y buscas el fortalecimiento de las políticas públicas y los derechos de los trabajadores (cosas que no hallamos en las proclamas del reciente Consejo Europeo). Hemos querido hacerte llegar la angustia que embarga a muchas familias, y sus demandas acuciantes. Creemos que en esta encrucijada en que tanto nos jugamos, medidas en el sentido que indicamos ilusionarían y recibirían el apoyo mayoritario de la sociedad, que está esperando nuestra ayuda para encontrar el camino de salida de esta crisis. Esperamos que nuestra aportación contribuya, usando tus palabras, a poner “rumbo a ese nuevo orden de progreso y de creación de empleo”, porque es nuestra responsabilidad con la Mayoría Social.

SUSCRIBE ESTA CARTA AL PRESIDENTE ZAPATERO, INCLUYE TU FIRMA EN LOS COMENTARIOS (INCLUYE NOMBRE, APELLIDOS, FILIACIÓN O FORMA EN LA QUE DESEAS FIRMAR.

Anuncios

0 Responses to “Carta a Zapatero sobre la crisis económica”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s